Polisemia

Articulos Recientes

Polisemia

Polisemia, propiedad que poseen las palabras que tienen varios significados.

Procede del griego poli, ‘mucho’ + sema, ‘significado’. Una palabra es polisémica cuando en distintos contextos tiene varios significados diferentes. La palabra llave, por ejemplo, la define el diccionario, entre otras acepciones, como: “1) Instrumento de metal, con guardas, para correr o descorrer el pestillo de la cerradura. 2) Aparato de metal que, movido por los dedos, abre o cierra el paso del aire en ciertos instrumentos músicos de viento. 3) Instrumento para facilitar o impedir el paso de un fluido por un conducto. 4) Interruptor de electricidad. 5) Clave (signo del pentagrama). 6) Principio que facilita el conocimiento de otras cosas. 7) Cosa que sirve de resguardo o defensa. 8) Instrumento para apretar y aflojar tuercas. 9) Corchete (signo). 10) Instrumento de metal para dar cuerda a los relojes...”.

La polisemia se produce por dos razones fundamentales. La primera razón reside en el hecho de que los hablantes establecen una relación entre dos o más realidades cuyos significados son diferentes, aplicando el significante de la primera para referirse al significado de una segunda o tercera, al igual que ocurre en el campo de la analogía, la metáfora y la metonimia (véase Figuras retóricas). Admitida esa forma de denominar a las otras realidades por los demás hablantes, la comunidad lingüística termina por aceptar que ese significante se refiera a los otros significados distintos. Así, la ‘lámpara o candelabro de techo de varios brazos’, por su semejanza con la araña, ‘insecto arácnido de cuatro pares de patas unidas al abdomen’, pasó a denominarse metafóricamente araña. Con el tiempo, el sentido metafórico se fue perdiendo, y puede que muchos hablantes no establezcan la relación entre los dos significados, pero el significante de la lámpara quedó unido al del arácnido.

La segunda razón surge cuando el significante de una palabra, cuyo significado cae en desuso, se utiliza para denominar un nuevo significado, que guarda alguna relación con aquél: pedante, antiguamente era ‘pedagogo’ y también ‘maestro que enseñaba a domicilio’, pero con el paso del tiempo ha pasado a significar ‘persona que hace inoportuno alarde de erudición’. La relación que se establece entre ambos significados es la de persona que tiene amplios conocimientos.

Todos los significados de las palabras polisémicas conviven armoniosamente en la lengua y no plantean nunca problemas de ambigüedad, ya que contexto y situación delimitan claramente el significado que le conviene al significante polisémico en cada caso concreto, es decir, la acepción en la que está empleada la palabra. Sin embargo, es frecuente que uno de los significados predomine sobre los demás cuando consideramos el significante fuera de todo contexto.

La polisemia es un recurso muy utilizado en todas las lenguas por lo que supone de economía lingüística y porque facilita el aprendizaje y la retención de los términos de ésta, ya que permite la multiplicidad de significados con un número limitado de significantes.